Cómo reparar suelos laminados

Aunque los suelos laminados son una de las alternativas más duraderas y resistentes actualmente en el mercado, no debemos olvidar que requieren de un cierto cuidado y mantenimiento acorde a este tipo de materiales sintéticos.

Con el paso del tiempo es normal que esta tarima pueda sufrir algún que otro tipo de imperfecciones como arañazos, pequeños golpes e incluso la aparición de ciertas manchas. Si en tu caso has notado que tu tarima flotante sufre este tipo de desperfectos, lo primero que tienes que hacer es estar tranquilo, ya que al ser daños tan leves podrás arreglarlos tú mismo sin ningún problema.

¿Estás preparado para reparar tu suelo laminado? En Tarimas Diamond te explicamos paso a paso cómo recuperar tu tarima según el problema que haya sucedido.

Cómo reparar tu tarima flotante en cada caso

Reparación de arañazos y grietas

A diferencia de los suelos de madera natural, el suelo laminado no puede lijarse con normalidad para reparar y eliminar los arañazos ocasionados por el movimiento de muebles, caídas de objetos o simplemente pasear con zapatos.

Para cualquiera de estos casos, existen varias soluciones que te permitirán recuperar tu tarima fácilmente y sin ningún tipo de ayuda profesional:

  • Rotulador reparador de madera: es la opción más recomendada para tapar y disimular arañazos superficiales de una manera cómoda y sencilla. Gracias a la diversidad de colores disponibles, en pocos segundos podrás conseguir un resultado perfecto y acorde a la tonalidad de tu suelo. 
  • Ceras especiales o masilla para reparar tarima flotante: si el problema de tu tarima es algo más que un pequeño arañazo, debes recurrir al uso de masillas específicas para recuperar el suelo laminado. Este tipo de pastas especiales ayudan a reparar grietas y defectos, a la vez que restauran la tarima con una capa protectora contra la humedad y el polvo. En Tarimas Diamond recomendamos esta solución para disimular golpes de objetos que se hayan caído, pequeños agujeros y marcas de clavos, entre otros.

Corregir y reparar el suelo laminado levantado

Reparar el suelo laminado levantado requiere de una mayor dedicación y tiempo de empleo. Lo primero que tienes que hacer es localizar donde está el problema y encontrar aquella pieza que se haya levantado. La mayoría de ocasiones será fácil, ya que podrás verlo a simple vista.

Una vez lo hayas identificado, levanta el rodapié siguiendo la dirección correcta y marca con un lápiz la zona donde posteriormente cortarás. Antes de volver a colocar el rodapié, revista que el suelo está completamente plano y ha vuelto a su estado original.

Limpiar manchas en suelos laminados

Si hay algo que nos encanta de los suelos laminados, es su sencillo sistema de limpieza y eliminación de posibles manchas. Para ello, puedes utilizar tu habitual fregona o mopa junto con un limpiador adecuado que te permita relucir y sacar brillo a tu suelo. Eso sí, recuerda siempre escurrir bien la fregona y no excederte en el uso de agua, ya que puede dañar o penetrar entre las juntas.

A veces, existen ciertas manchas que no llegan a desaparecer por completo con estas tareas de mantenimiento y limpieza. La alternativa a este problema es utilizar un limpiador concentrado sin abrillantador o ceras que puedan alterar el color del suelo. Te recomendamos aplicarlo con el uso de una bayeta o una esponja especial.

Reparar juntas separadas de la tarima flotante

En ocasiones, es posible que las juntas del suelo laminado comiencen abrirse y lleguen incluso a separarse. Los motivos principales de este inconveniente en tu tarima vienen asociados a un defecto, mala instalación o problemas de humedad en el suelo. Algo que con nuestra ayuda podrás solucionar fácilmente.

Antes de comenzar a reparar tu suelo, separa bien el rodapié de la pared y revisa una por una dónde se encuentran exactamente las juntas separadas. Para volver a unir estas piezas, necesitarás utilizar una palanca de instalación especial para suelo laminado. Solo así te aseguras unir correctamente las juntas, además de evitar dañar tu tarima.

Una vez hayas solucionado este inconveniente, recuerda volver a colocar el rodapié tal y como estaba en un inicio. Te puedes ayudar de ciertos productos especiales como masilla o pintura para conseguir un resultado digno de un profesional.

Reparar el suelo laminado mojado

¡Qué no cunda el pánico! Aunque la humedad y el agua es uno de los principales enemigos de la tarima flotante, también es posible reparar el suelo laminado mojado.

Para evitar que el agua se filtre por las rendijas, lo primero que tienes que hacer es secarlo y absorber con papel la mayor cantidad de líquido posible. En el caso de que se haya filtrado por las juntas, te recomendamos que utilices un secador de pelo. Pero al mínimo de potencia, ya que sino podrías estropear aún más la madera.

Como ves reparar el suelo laminado rayado o con cualquier otro tipo de imperfección es mucho más sencillo de lo que puede parecer. Sigue nuestros consejos y conseguirás recuperar por completo tu tarima. Pero si todavía tienes dudas, llámanos y te ayudaremos a mejorar el estado de tu suelo laminado.

2021 Tarimas Diamond. Todos los derechos reservados.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?