Cómo limpiar un suelo laminado

Los suelos laminados han ganado popularidad en los últimos años. Si prestas un poco de atención, te darás cuenta que la mayoría de las nuevas oficinas y de los hogares optan por estas tarimas flotantes como parte de su decoración.

A diferencia del parqué, estos suelos están elaborados a base de resinas y ciertos derivados de madera mucho más resistentes y duraderos al paso del tiempo. Sin embargo, para poder disfrutar de ellos con total comodidad y confort requieren de una serie de cuidados y técnicas de limpieza específicas.

Pero, ¡qué no cunda el pánico! Mantener perfectamente limpio y cuidado el suelo laminado es mucho más sencillo de lo que pueda parecer. Junto a nuestros expertos, te damos las claves para que aprendas cómo limpiar tarima flotante y proteger el suelo de tu hogar.

Paso por paso: cómo limpiar el suelo laminado

A continuación, te explicamos paso por paso los productos para limpiar la tarima flotante y mantener tu suelo brillante como el primer día.

  1. Eliminar el polvo y la suciedad: te habrás dado cuenta que en las superficies del hogar se acumula una gran cantidad de polvo a lo largo del día. Para retirarlo puedes ayudarte de ciertos accesorios de limpieza como una aspiradora o una mopa. Ambas opciones te permitirán eliminar el polvo molesto fácilmente y de una manera mucho más rápida. Eso sí, si eliges una aspiradora recuerda utilizar un cepillado acorde a este tipo de suelos para evitar posibles roces o daños.
  2. Limpieza más profunda: ahora que ya has retirado el polvo y las pequeñas partículas sucias, es hora de dar un paso más allá y limpiar en profundidad el suelo laminado con tu fregona habitual bien escurrida y con agua muy limpia. Para ello, utilizarás productos específicos con pH neutro, jabonosos y sin ingredientes abrasivos. Además es importante que al pasar la fregona lo hagas teniendo en cuenta el sentido de las vetas de madera, evitando así la aparición de marcas y manchas. Esta rutina de limpieza no es necesario que la repitas de manera diaria, nuestros expertos recomiendan una vez cada 10-15 días.
  3. Deshacerte de las pequeñas manchas: a veces puedes encontrar cierto tipo de manchas en la tarima flotante o incluso en las ranuras que separan cada uno de los tablones. Aunque hayas pasado la fregona recientemente suele ser algo muy habitual, así que no te preocupes porque puedes solucionarlo fácilmente con ayuda de un cepillo o un paño. Impregnados de productos concretos de limpieza como acetona o alcohol.
  4. Recupera el brillo natural del suelo laminado: tanto el uso diario como el paso de los años hacen que este tipo de suelos tienda a perder su brillo natural. Para restaurarlo y poder recuperar su aspecto inicial, te recomendamos el uso de limpiadores abrillantadores durante tu limpieza diaria. De esta manera, te aseguras que tu suelo laminado esté brillo y reluciente como el primer día.

Consejos para limpiar tu tarima flotante

Ahora que ya sabes cómo limpiar tu suelo laminado solo te queda una cosa más, seguir estos trucos y recomendaciones para evitar arañar, dañar o simplemente cuidar tu tarima flotante durante mucho más tiempo.

  • Recuerda limpiar este suelo con poca humedad: aunque los suelos laminados están fabricados con resinas artificiales, cuentan con una alta proporción de fibras de madera por lo que evita humedecer en exceso. Tanto la fregona como los paños deberán estar humedecidos, pero nunca empapados.
  • Presta atención a tus macetas y floreros: intenta que no se salga el agua y pueda provocar deterioros en este tipo de suelos.
  • Protege el suelo utilizando inmobiliario concreto: si es una oficina, elige siempre sillas con ruedas blandas de goma. Dentro del hogar, coloca almohadillas de fieltro en las patas de los muebles para conservar el estado del suelo laminado.
  • Comprueba siempre la composición de los productos de limpieza escogido: recuerda no utilizar utensilios de limpieza que puedan dañar el suelo como estropajos, ceras, lejías o disolventes.
  • Uso de remedios caseros: hay ciertas manchas que pueden parecer imposibles de eliminar. Si has dado con una de ellas, debes saber que limpiar el suelo laminado con vinagre te ayudará a hacerlas desaparecer.
  • Protege el suelo laminado de la exposición constante al sol: los rayos del sol tienden a comerse el color de los suelos, así que intenta evitar una exposición de manera prolongada con el uso de cortinas.
  • Uso de alfombrillas en la entrada de tu hogar.

Estamos seguros de que si sigues estas recomendaciones, tu suelo laminado lucirá impecable durante muchos años.

2021 Tarimas Diamond. Todos los derechos reservados.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?